viernes, 30 de noviembre de 2012

Instantes-Jorge Luis Borges


CLASE DE FÍSICA CUÁNTICA

Los electrones son presos de una prisión que se llama Potasio, domiciliada en la calle Fotocátodo s/n de la ciudad Célula Fotovoltaica del estado federal Alcalinos de la nación Tabla Periódica. Para salir de la prisión, los electrones deben pagar una fianza de 500 julietas que es la moneda de curso de la nación. En el argot de la prisión a la fianza se le denomina Trabajo de extracción, Función trabajo o, aún más simple, como hachepornúsubcero. El núsubcero en concreto también se conoce entre los colegas como Frecuencia Umbral .Ellos, los electrones, nunca tienen dinero pero sus parientes y amigos los visitan diariamente. En el argot de la prisión los parientes o amigos son denominados Fotones. Los fotones traen el dinero dentro de un paquete al que también se le llama "cuanto o hachepornú".
 
Cuando un fotón llega solo se puede entrevistar con un electrón cada vez en la sala de visita que se encuentra en la zona más superficial del edificio. En dicha entrevista le entrega el paquete y misteriosamente y de inmediato el pariente o amigo o fotón se esfuma, se desintegra para entendernos. El electrón ha tomado el paquete y al abrirlo comprueba cuántas julietas contiene. Si contiene menos de 500 julietas las tira por la ventana de la sala de visitas a la calle volando los billetes hasta desaparecer. ¿Por qué? es fácil, piensa él: "¿para qué quiero por ejemplo 300 julietas si con eso no puedo pagar la fianza? De nada me serviría tampoco guardarlos porque no tengo bolsillos ni ningún tipo de orificio donde guardarlos. Tampoco puedo llevarlos encima porque seguro que el resto de los presos me lo robarían o incluso hasta los funcionarios me lo confiscarían. Mientras tanto siguen llegando más fotones en un tren de infinitos vagones que circula por la vía Luz.
 
Otro fotón llega con otro paquete o cuanto y se entrevista con su electrón, se lo entrega y de nuevo desaparece, se esfuma. Esta vez el electrón comprueba que dentro del paquete hay justo 500 julietas, o sea, un hachepornúsubcero. Precisamente la cantidad justa para pagar la fianza. Tras entregárselas al señor alcalde, sale de la prisión a la calle, pero como se ha gastado todo el dinero, debe robar inmediatamente para poder comer, comprar cosas y, sobre todo, viajar, que es lo que más le apetece después de estar un tiempo en Potasio. Con lo cual lo pillan en su delito ipso facto en la mismísima acera de la calle Fotocátodo y entra de nuevo en la prisión.
 
Otro fotón ha llegado con un paquete que contiene 3000 julietas y, después de entregárselo a su electrón, se esfuma como una ola veloz en la orilla. El electrón alborozado no da crédito a tal regalo, inmediatamente le paga al alcalde las 500 julietas de fianza y con las otras 2500 julietas se paga un billete llamado también Energía Cinética para viajar a la Costa Ribera Enormemente Alejada, y así consiguió perder de vista y para siempre a este Potasio situado en la calle Fotocátodo.
 
Cuando los Científicos y entusiastas de estos hechos, como Hertz, Planck, Einstein, Böhr, De Broglie o Heisemberg, analizaron lo sucedido, pudieron continuar y acabar de completar una teoría nueva que dio lugar a lo que se conoce como física cuántica.

jueves, 29 de noviembre de 2012

POEMA DESESPERADO EN UN OTOÑO

¿Cómo se puede escribir así? para romper el alma,
para intuir un arma que toman unas manos tristes,
para terminar en ¡ya basta! ¡nada existe!,
los bellos paisajes se desvisten,
para regresar una vez más y nuevamente
mis secos designios
donde me ocultan las sombras fríamente,

todos los caminos que han modelado mi cara,
todas las pasadas e ilusas horas,
todos los días del ayer se decoran
de flores marchitas que ya no me adoran,
para llegar aquí y nuevamente
mis secos designios
que presagian una traición fríamente,

todo lo que adoré se queda a mi espalda,
y voy implacable hacia una luz,
a sabiendas que dejo de ser tú,
y con la conciencia de mi esclavitud
que el tiempo finito me anuncia en la mente
mis secos designios
hacia esta meta que parecía ausente,

no sé si da tiempo de escribir una carta
donde se recuerden los acentos de mis actos,
donde figuren mis olvidos y mis pactos,
donde lo que me dieron y donde mis raptos
equilibren mi balanza metálica e inerte,
mis secos designios,
y por fin equilibrio audaz y valiente,

no sé si pensamos que en el balance del alma,
se debe marcar un cero en el saldo del debe,
si este asunto del deber se anula en breve
con el haber de lo tomado, y si no sucede,
aumentar mi exigencia para con toda mi gente,
mis secos designios
me den mi descanso dulcemente,

cómo me agrieta el tiempo mi cara,
cómo las arrugas en mis manos se vencen,
cómo lo logrado ya no convence,
mis amores pasados ya no aparecen,
cómo me aprieta el tiempo en mi frente,
mis secos designios
ni siquiera me recuerdan ausente.


Alegría (soneto) - José Hierro


lunes, 26 de noviembre de 2012

HOMBRE CON FIN

Hombre con fin, hombre acusado,
¿cómo puedes andar con tus manos tan sucias?,
¿cómo has podido engañar? cobarde y bellaco
aquí se acabaron tus argucias,
 
¿cómo vales tan poco que no vales por ti mismo?
encarcelas el alma de la mujer,
ata sus manos, temes sus golpes
que no de manos sino de otro orden, 
 
el orden que te manda al olvido,
al desprecio y a tu verdadero valor,
hombre cobarde, no tienes honor,
que no eres capaz ni de sentirte culpable, 
 
músculo de piedra y muerta célula,
tu alma no existe en ninguna parte,
tan solo te queda la brutal miseria
de vengarte con ella porque no eres nadie, 
 
moribundo, te vas muriendo, estás muerto,
ni los cuervos se acercarán a ti,
tu orina y tu mierda de tu seco cerebro
desharán tus manos, llegará tu fin.

jueves, 22 de noviembre de 2012

LA POESÍA DE VERSO DE MUJER

Poetisa, obrera diaria de la palabra, extrema sensibilidad en el sentimiento y en el pensamiento cotidiano, recorre todo el espectro desde lo cómico a lo trágico, con un extraordinario respeto a ambas formas de sentir la vida. Poesía hecha desde la inquieta necesidad de escribir y escribir sobre todos los ciclos del año, de las horas del día, de los segundos inmediatos, poesía pura, necesaria para quien quiera verse en muchos de sus trazados. Pero por encima de todo alma sublimada.
 
He aquí algunas de sus obras:
 




miércoles, 21 de noviembre de 2012

¿Qué haría yo contigo?


Yo contigo
pintaría de nuevo mi realidad,
le daría una renovada capa
de felicidad,
quemaría los muebles
con tu sonrisa,
descolgaría cortinas
con tu verdad, 

mudaría la cama
al rincón de los amaneceres,
cambiaría los cuadros
por tus ojos verdes,
regaría el jardín
del viejo césped,
dormiría la siesta
en tus redes, 

yo contigo me cambiaría
a un nuevo vecindario,
quemaría mis ropas
y mi diccionario,
abriría la ventana
al cielo estrellado,
dormiría a la noche
entre tus brazos.

¿Dónde van las palabras...?


¿Dónde se van las palabras de amor
que nunca llegaron?, 

Acaso sean esas gotas tímidas
en las hojas temblando, 

o los granos de arena
acristalados, 

el silbido del viento
del otoño desolado, 

la última hoja en blanco
de un libro de ensayos, 

la amarillenta luz
del farolillo callado, 

la violeta arrinconada
en un café solitario, 

mi alma que al amarte
no quedará a tu lado.

martes, 20 de noviembre de 2012

TE VAS

Se precipita el final de este acto
y sorprendió por no estar escrito,
el guionista no cobró el adelanto,
la ventanilla cerró despacito,

se quedo una lámpara encendida
sobre el oscuro anfiteatro,
y en escena una silla y una escoba
y un cajón y un retrato,

aún bailaba la telonera
la música de un violín trágico
mientras bullían por los pasillos
rumores de tonos áridos,

se durmió la musa, silente,
se cuarteó la madera del patio
donde emergió una flor escondida
que timeaba con su engaño,

la heroína fue a dormir al bosque
del fondo del escenario,
con una extraña sombra de pena,
con un beso nunca cerrado,

no hay obra y se estrena mañana
pero se anuncia un trágico acto,
gotas de pena en mi alma aparecen,
cuando te veo huir tan despacio.

lunes, 19 de noviembre de 2012

A Margarita Debayle - Rubén Darío


 
Margarita está linda la mar,
y el viento,
lleva esencia sutil de azahar;
yo siento
en el alma una alondra cantar;
tu acento:
Margarita, te voy a contar
un cuento:

Esto era un rey que tenía
un palacio de diamantes,
una tienda hecha de día
y un rebaño de elefantes,
un kiosko de malaquita,
un gran manto de tisú,
y una gentil princesita,
tan bonita,
Margarita,
tan bonita, como tú.

Una tarde, la princesa
vio una estrella aparecer;
la princesa era traviesa
y la quiso ir a coger.

La quería para hacerla
decorar un prendedor,
con un verso y una perla
y una pluma y una flor.

Las princesas primorosas
se parecen mucho a ti:
cortan lirios, cortan rosas,
cortan astros. Son así.

Pues se fue la niña bella,
bajo el cielo y sobre el mar,
a cortar la blanca estrella
que la hacía suspirar.

Y siguió camino arriba,
por la luna y más allá;
más lo malo es que ella iba
sin permiso de papá.

Cuando estuvo ya de vuelta
de los parques del Señor,
se miraba toda envuelta
en un dulce resplandor.

Y el rey dijo: «¿Qué te has hecho?
te he buscado y no te hallé;
y ¿qué tienes en el pecho
que encendido se te ve?».

La princesa no mentía.
Y así, dijo la verdad:
«Fui a cortar la estrella mía
a la azul inmensidad».

Y el rey clama: «¿No te he dicho
que el azul no hay que cortar?.
¡Qué locura!, ¡Qué capricho!...
El Señor se va a enojar».

Y ella dice: «No hubo intento;
yo me fui no sé por qué.
Por las olas por el viento
fui a la estrella y la corté».

Y el papá dice enojado:
«Un castigo has de tener:
vuelve al cielo y lo robado
vas ahora a devolver».

La princesa se entristece
por su dulce flor de luz,
cuando entonces aparece
sonriendo el Buen Jesús.

Y así dice: «En mis campiñas
esa rosa le ofrecí;
son mis flores de las niñas
que al soñar piensan en mí».

Viste el rey pompas brillantes,
y luego hace desfilar
cuatrocientos elefantes
a la orilla de la mar.

La princesita está bella,
pues ya tiene el prendedor
en que lucen, con la estrella,
verso, perla, pluma y flor.

* * *

Margarita, está linda la mar,
y el viento
lleva esencia sutil de azahar:
tu aliento.

Ya que lejos de mí vas a estar,
guarda, niña, un gentil pensamiento
al que un día te quiso contar
un cuento.

domingo, 18 de noviembre de 2012

Paráfrasis desde Kahlil Gibran a Verso De Mujer


QUISIERA UNA SOLA VEZ


Quisiera una sola vez
romper mi cerebro
y esparcirlo por mi ser,
y sin saber por qué,
recomponerlo,
juntar odio y amor,
ilusión y tristeza,
y no tener más certeza,
ni dudas ni razón, 

ser un loco, un instinto,
una pieza que no entra,
una burla manifiesta
o un trazado distinto,
quisiera no ser quien soy
y lograr ser quien amas,
engañando en esta trama
un segundo de hoy,

sea marchitando el pasado
o hipotecando el futuro,
con un sentimiento impuro
o un éxito desgraciado,
para escupir a tu desprecio
renegando de mi alma,
aunque no llegue el alba
mientras me vuelva necio, 

desesperar lo perfecto,
perturbar el espacio,
correr muy despacio
por todos tus secretos,
me voy a la acritud,
al cero, a la nada,
y desprecio el alma,
que así seré tú,

tú, que me callas y obligas,
tú, que escondes tu sueño,
vete ya al infierno
y ojalá me maldigas.

viernes, 16 de noviembre de 2012

ELLA ES DE OTRA TIERRA


Ella es de otra tierra
Pero no lo parece,
Parece más bien la arena
De una duna que crece,

Bajo el sol naranja,
Que es que anochece,
Parecen los ojos cerrados
Que me conciernen, 

Ella es de mi tierra,
De los olivos verdes,
La sombra de las hojas
Y de las blancas paredes,

Rosa que a la brisa
Fría se mece,
Tiene algo de oscuro
En sus ojos celestes, 

Ella no es de ninguna tierra
Que alimente cipreses,
Más bien de la sierra
Y de los trigos verdes,

De la azul ribera
Que en el valle adolece,
Y que sueña con los mares
De aguas hirvientes.

DESPEDIDA

No es probable que vuelva a mirar el mar,
que los sentidos se han ido perdiendo,
como el aroma de la flor se va yendo,
que un sonido de la noche se juega el final,

que los que fueron ya no seguirán,
y no hay ya más locuras que decir,
que esto ya anuncia el fin
que nunca más volveré a nadar,

que me voy como se van los sueños,
que la mañana en su clarear
ha borrado todo mi andar,
que he de dibujar mi nuevo empeño,

y reconozco la belleza cuando estuve
y el ritmo dulce de cadencias vertidas,
que mi alma se irá vestida
de las caprichosas y lánguidas nubes,

la experiencia se queda en mí
y por años y años soportando
esos sonidos marcando
los cariños que yo sentí,

debería ser más agradecido,
y no invocar de nuevo una huida,
pero mis cosas están en ruina
y esparcidas en el camino,

quedan huellas imborrables,
quedan amistades y amores,
queda la fragancia de esas flores
que me endulzaron tan amables,

y con esto, adios, por alguna vez
quizás nos veamos en un rincón,
en alguna extraña situación
pero ahora, ahora... yo no lo sé.

miércoles, 14 de noviembre de 2012

JUGUETES


Trenes eléctricos,
Lindos, coloreados,
Bicicletas,
Coche de escaparate,
Raquetas
Y mecanos,
Juguetes divinos,
Ensoñados,
Sueños de mi ser,
Nunca en mis manos.

martes, 13 de noviembre de 2012

lunes, 12 de noviembre de 2012

Lluvia de otoño de Juan Ramón Jiménez

video

ULTIMAMENTE

Ultimamente no sé qué escribir,
no se me ocurre nada,

solo se me ocurre decir que el camino está poblado,
que las sendas no son los caminos,
y que la gente se han volado,

y también que la ciudad está prohibida,
que se duerme de aburrimiento la vida,
que no sé donde estoy nadando,

solo se me ocurre que el tiempo se ha parado,
que el minutero va a la deriva,
que el espacio se ha vaciado,

y también que se estorban los enamorados,
que empujan y con las bridas
como caballos desbocados,

solo se me ocurre silenciar la palabra,
ver la palabra en la ruina
y sembrarla en un sembrado,

y también que los locos son los cuerdos,
que los cuerdos solo deliran
y que ninguno escarmentamos,

solo se me ocurre no escribir nada,
que estas palabras vayan deprisa
hacia los huecos fracasados,

y también que cierre la llave
en el cajón y que maldigan
por lo siglos que las he callado,

solo se me ocurre que vas a leerme,
y meditando sobre estas rimas
y pensando que estoy amargado,

y también que vas a decirme
que me deje de pamplinas
y que no vacile de ser tan raro,

no se me ocurre nada que escribir,
salvo que el tiempo está volado,
salvo que limpio las repisas
de los armarios rancios,
de las noches fugitivas
y de las charlas en vano,
de la soledad amarilla
y de mis huesos enanos,
y de la sonrisa mal parida
y de este mirar extraño,
y de las palabras prohibidas
y de la ironía del encanto,

solo se me ocurre escribir por que tú estás
en algún momento de este espacio
y en este tiempo en concreto
leyendo estas palabras
e intentando adivinar
por qué este mensaje extraño,

solo se me ocurre callar un momento,
no decir nada, mostrar mi sonrisa,
que mis arrugas han formado,

y también que sé que ignoras
por qué fuerzo con prisas
 y te lo voy a decir de una vez:

porque me duelen las manos,
porque me duelen las manos,
porque me duelen las manos,

porque me duelen las manos de romper
mis desgracias del pasado,
porque me duelen las manos de volver
a la esquina que ya he pasado,
porque me duelen las manos de ver
el daño que me has causado,

y porque me duelen los ojos,
y porque me duelen los ojos,
y porque me duelen los ojos,

y porque me duelen los ojos de mirar
a las nubes que han matado,
y porque me duelen los ojos de observar
como el amor se han enfriado,
y porque me duelen los ojos en el mar
con sus azules desgatados,

ya no voy a escribir más,
que mis piernas se han agotado
de andar por los caminos
que siempre van cuesta abajo,

ultimamente no sé qué escribir,
no se me ocurre nada,
salvo una sola palabra
que siempre he llevado,

yo sé que quieres saberlo
y yo quiero que tu lo sepas,
pero si lo supiéramos los dos,
quizás, solo quizás,
dejaría de ser un secreto,

perdóname que no te la diga
pero sé lista,
búscala entre tus manos.

lunes, 5 de noviembre de 2012

domingo, 4 de noviembre de 2012

PERO ESTE VERSO

Pero este verso nace de una noche que se ha cerrado,
pero este verso busca por los infinitos senderos,
pero este verso huye de lo más sagrado,
pero este verso se camufla en los enredos, 
más este verso recorre mis sembrados,
menos este verso los demás están enteros,
por este verso yo me había enamorado,
entre este verso y el tuyo yo me enredo, 
según este verso yo escribo desde un lado,
como este verso hay otro paralelo,
porque este verso no alcanza el cuadrado
ora este verso que yo te entrego, 
pero este verso muere como diga el dado,
pero este verso brota del tapicero,
pero este verso se mueve mareado
pero este verso se quema en el cenicero, 
más este verso su sentido no es llevado,
menos este verso los demás son eternos,
por este verso yo nunca te habría dejado
entre verso te fuiste con tus enredos, 
según este verso lo que dije es pasado,
como este verso el futuro es incierto,
porque este verso se siente anulado
ora este verso que en mis manos te cedo.

PROMETO


Prometo por una vez decir algo coherente
que aunque no lo creas a veces hasta me sale,
y aunque pienses que otra vez soy inocente
te voy a decir todo lo que vales, 

vales la ruina de los dictadores amargados,
vales la felicidad de la gente sencilla,
vales la mirada de una chiquilla
al juguete que le han regalado, 

vales el roble que da una semilla,
vales un bosque de hadas y magos,
vales el olor del mar en su orilla,
vales el azul de la noche de verano, 

vales como planta en la roca árida,
vales como el viento para el bogador del mar,
vales como esa muñeca de cara pálida
y con su mirada que siempre estará, 

vales como tu amigo y compañero,
vales como tu gente y alguien más,
vales como el silencioso lucero
de aquella noche que no olvidarás, 

vales para mí aunque te parezca tonto,
vales para mí con tus manos vivas,
vales para mí tu sonrisa que de pronto
engrandece el sentido de toda mi vida.

viernes, 2 de noviembre de 2012

CAMINAR TAN PEREGRINO


Caminar tan peregrino,
esperando tu mirar,
valentía de este camino,
¿dónde me llevará?, 

mi alma, no es mi destino,
ni el aire por respirar,
otra vez me he perdido,
no sé cuantas van ya, 

¿qué espero de la mujer?,
¿siluetas de mis sentidos?,
no sé qué querer deseo querer,
y qué mujer me lo ha prohibido, 

quizás vendí mi corazón,
mi alma, no es mi destino,
me duele como honda herida
que no supieras quien he sido, 

malgastado por la soberbia,
por la vanidad, por el vicio,
quise ser quien no era
y tú quisiste a quien no he sido, 

por eso me abandonaste,
mi alma, no es mi destino,
deja que lo último que haga
sea amarte en este escrito.